Reflexiones

visionrest4-960x198.jpg

La esperanza es para la vida, lo que la semilla son para la tierra, no podemos dar frutos sin ella.

Cuando no hay fé en el futuro, no hay poder en el presente.

No limites a Dios! Viaja con el y convierte tu vida en una maravillosa aventura.

Volvámonos expertos en lo que sí se puede, porque Dios dijo que no hay nada imposible para el que cree.

No encojas tus metas, no tengas sueños pequeños, Abre tu corazón, sueña junto con Dios. Mira la vida desde arriba, sé como un águila, mira a la presa y lánzate a la conquista junto al Espíritu Santo.

Fuimos programados para creer solo en aquellas cosas que pensamos que pueden ser posibles… Cuando alguien nos dice que es imposible, tomamos el rumbo mas seguro y aceptamos la imposibilidad de lograrlo, pero mientras caminemos por esta “segura” y aburrida senda, aparece Jesús y dice “ALTO” recuerda que fuiste creado a mi semejanza, ésta es la buena nueva, has sido creado para creer lo imposible y lograrlo.

Somos nuevas criaturas, tenemos una nueva vida, somos una nueva creación, tuvimos un nuevo nacimiento, un nuevo corazón, una nueva naturaleza y podemos tener un nuevo destino, una nueva esperanza en Cristo.

Si piensas en lo que falta, lo que no puedes o lo que no tienes. La mente se acostumbra a los “no” y se priva de los “si” de Dios.

Lo que agrada a Dios es lo que no se puede, lo que no se tiene, lo que no se logra, el tiempo que no existe, porque allí es donde El se manifiesta. El se agrada con el que tiene fé y la manifiesta.